viernes, 25 de julio de 2014

El puente en el pie de nuestros pequeños

El arco del pie o puente, es la forma anatómica que debe tener el pie de largo y hacia adentro, se pueden presentar dolencias y molestias cuando se sale de lo normal.
Los pies son el punto de apoyo de nuestro cuerpo, ellos requieren de estabilidad y firmeza para garantizar una buena marcha, por este motivo se le sugiere a los padres que hagan un debido seguimiento a los pequeños en el proceso de formación ya que este aspecto se puede modificar con un adecuado manejo.
Hay  tres tipos de puente o arco longitudinal del pie, de acuerdo a la estructura se pueden determinar características.
  • Pie con arco normal: Este es el tipo de arco ideal, ya que nos indica que el pie cuenta con una estructura determinada por una curvatura adecuada, que además de ser normal le brinda el soporte  a los pies
  • Pie plano: Se caracteriza por presentar una curvatura poco prolongada, por lo general el pie es gordito y no se percibe ningún tipo de realce, sin embargo esta es una de las causas de consulta mas frecuente en la niñez, cabe anotar que en los primeros cuatro años de vida de nuestros pequeños, se percibe como normal, sin embargo es de cuidado y atención ya que de no corregirse a tiempo puede generar daños que repercuten en la adultez. Hay que tener cuidado con que nuestros pequeños no presenten molestias como dolor, inflamación o ardor, ya que se ve directamente afectada la actividad física y deportiva de nuestros niños.
  • Pie cavo o con arco muy elevado: Este tipo de arco no es muy frecuente en nuestros pequeños, se refleja mas en la adultez donde se complica y afecta ya que se dificulta conseguir un calzado cómodo que le brinde confort al pie,sin mencionar las molestias causadas por los callos en la planta del pie.Su mayor característica se puede notar en la curvatura ya que es muy prolongada, esto dificulta la marcha, ya que luego de caminar hay presencia de dolor y ardor. 
Este tal vez es una de las razones por las cuales hay  repetidas consultas por parte de los padres en los consultorios de ortopedia, tras la visita al especialista se realiza un exhaustivo examen, que le de mayor certeza al profesional a la hora de determinar el tratamiento correctivo.
Se da un diagnostico dependiendo el tipo de arco que presente el niño ejemplo: pie plano, rígido o pronado y a su vez todo lo que se deriva de este comportamiento.

Tratamiento
El manejo se debe dar desde una etapa temprana, haciendo uso de tres aspectos que con seguridad mejoran, dando alivio a nuestros pequeños.
  • Ejercicios de flexibilidad: Esto se logra de maneja practica, masajeando el pie con una botella, estructura cilíndrica o rodillo con el cual se pueda deslizar suavemente sobre la planta de nuestros
    pequeños o que ellos puedan pararse sobre ellos, lo ideal es que se haga como rutina para lograr el efecto esperado.
  •               
  • Plantillas formuladas a la medida exacta del pie
  • Calzado adecuado: se recomienda que si el pequeño tiene pie plano utilice zapatos cómodos y de preferencia tipo botín independiente de que sea calzado deportivo o formal ya que esto le brinda mayor estabilidad y confort al pie y se va a reducir la molestia ocasionada por el dolor.

                                                 



0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Blogroll

About