domingo, 22 de agosto de 2010

Cólico del lactante


Síndrome del llanto exagerado.

Este término se ha utilizado para explicar el llanto prolongado que puede presentar tu bebé en los primeros días de nacido.
"Cólico del lactante" no es un término muy preciso y los médicos prefieren llamarlo Síndrome de llanto exagerado, este no está asociado a síntomas de cólico o dolor, es un comportamiento normal, que no necesita tratamientos farmacológicos ya que desaparece espontáneamente alrededor de los tres meses de edad.
Se presenta hacia los 14 días de nacimiento en niños sanos, consiste en una crisis de llanto incontrolable, generalmente con una duración mayor de tres horas, casi siempre se presenta en las horas finales de la tarde, entre las 6 y las 11 p.m. y con una frecuencia de más de 4 días a la semana.
el síndrome se caracteriza por que tu bebé llora cuando esta acostado, a pesar de estar satisfecho y cómodo, si lo levantas de su cama deja de llorar cuando vuelves a acostarlo reanuda el llanto; también se calma si lo alimentas, pues a esta edad reciben todo lo que se les ofrezca, aunque no tengan hambre.
La mejor recomendación es arrullarlo, no hagas caso a algunos conceptos obsoletos que hablen de que los niños se "malcrían" si los cargas; hoy se sabe que cargar y arrullar un bebé durante los primeros dos meses de vida por un periodo de tiempo no menor a tres horas diarias, reduce gradualmente la duración y la frecuencia del llanto excesivo.
Estos hábitos se dan porque tu bebé nace con un instinto de succión muy intenso que a su vez deriva una gran satisfacción al chupar, incluso se ha evidenciado que los bebés chupan dedo desde el vientre materno. Por eso se considera el chupeteo como una actividad instintiva y normal durante los dos primeros años de vida, que sirve para que se tranquilice a sí mismo y obtenga una sensación de bienestar. El chupar le ayuda a calmarse frente a la tensión que le representa, en muchas ocasiones, adaptarse al mundo que lo rodea, y a veces, es más fácil para los padres, convivir con aquellos pequeños que disfrutan de este recurso.
Recientes investigaciones han demostrado que el hábito de chupar no conduce a futuros problemas odontológicos. La razón más importante para que los dientes no estén alineados es genética. La excepción puede hacerse para niños que continúan chupando después de los 5 ó 6 años de edad, por largos períodos de tiempo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Blogroll

About