lunes, 30 de agosto de 2010

El proceso del baño



Debes empezar el baño humedeciendo su cabeza,para ello debes soportar su cuerpo en tu antebrazo y sostener la cabeza sobre una de tus manos, dejando la otra libre para manipular el agua o la esponja y lavar su cabeza, cara y cuello, evitando que entre agua en su boca y nariz. Para bañar el resto del cuerpo se invierte la posición, poniendo a tu bebé semisentado, recostándolo en tu brazo; en esta postura puedes sumergir su cuerpo en la bañera y lavarlo con la otra mano. El secado debe hacerse con una toalla suave, en forma de toques delicados que absorben el agua de la piel, debes poner especial cuidado a los pliegues de su cuerpo, pues allí suele acumularse la humedad.
La limpieza de la cavidad oral debe hacerse por lo menos dos veces al día, con una toalla o gasa limpia, ésta debe envolverse en el dedo índice y humedecerse con agua hervida para evitar las infecciones bucales. De esta forma deben limpiarse las encías, la lengua y el paladar.
En la limpieza de los ojos, oídos y nariz debes evitar el uso de aplicadores o copitos de algodón, porque la presión puede producir lesiones internas o acumulación de secreciones. Lo recomendable es usar la punta de una toalla enrollada. Los ojos se limpian desde el ángulo interno hacia el externo; la nariz y los oídos sólo se limpian en su parte externa y posterior. El cordón umbilical se asea halándolo hacia arriba suavemente y limpiándolo en forma circular por los bordes con un aplicador humedecido en alcohol. Este procedimiento debe hacerse varias veces al día, hasta cuando se caiga, generalmente entre la primera y segunda semana, a partir de ese momento debe limpiarse con agua y jabón, siempre teniendo la precaución de hacer un buen secado-

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Blogroll

About